Cada generación tiene algo nuevo y diferencial que ofrecer en el lugar de trabajo. Lograr que todas las generaciones trabajen juntas de modo coordinado y eficiente, es una de las tareas más retadoras de Recursos Humanos.

En enero de 2017, Robert Half, compañía perteneciente a S&P 500 y la más grande empresa de contabilidad y finanzas del mundo,  encuestó a más de 2,000 directores financieros de empresas de los EE. UU. acerca de dónde se encuentran las mayores diferencias laborales entre generaciones. “Las tres respuestas principales que recibieron fueron comunicación, gestión del cambio y habilidades técnicas”.

Entonces, ¿cómo pueden los profesionales de recursos humanos facilitar la integración intergeneracional en el lugar de trabajo?

 

  1. Evitando los estereotipos.

Introducir  “características generacionales” en cualquier motor de búsqueda tendrá como resultado cientos de artículos que afirman definir características generacionales.  Con frecuencia estas búsquedas y conclusiones pueden conducir a estereotipos infructuosos. Los directivos de recursos humanos deben centrarse principalmente en las personas específicas de las que son responsables, debiendo primero  escuchar y atender sus inquietudes y comprender su punto de vista.

  1. Proporcionando capacitación orientada a la actividad.

La capacitación de todo el personal es una excelente manera de cerrar la brecha generacional en el lugar de trabajo. La capacitación debe enfocarse en las fortalezas y los beneficios de cada grupo de edad.

  1. Liderar con el ejemplo.

Muchas organizaciones ofrecen capacitación en diversidad, pero simplemente proporcionar capacitación no necesariamente resuelve todos los desafíos potenciales sino que es necesario Implementar o liderar con el ejemplo  fomentando un entorno abierto y aceptando una cultura intergeneracional.

Recursos Humanos debe aproximarse individualmente a los trabajadores más jóvenes y también a los de más edad para recontextualizar tácticamente las cuestiones que les competen.

  1. Comprender que el conflicto no es necesariamente generacional.

Una y otra vez, las empresas han experimentado los beneficios de equipos de empleados más diversificados. Sin embargo, con una mayor diversidad viene el potencial de un conflicto mayor, que a menudo no puede tener nada que ver con las diferencias generacionales.

  1. Reforzar terreno común.

Independientemente de su generación de identificación, el único elemento que puede unir a todos los empleados es la propia empresa. Reforzar la misión, visión y cultura de la compañía es el arma secreta del líder de recursos humanos para combatir las diferencias generacionales.

Los empleados mayores que se dedican a lograr la misión de la organización, en lugar de proteger una determinada forma de hacer las cosas, serán mucho más receptivos a las contribuciones de los más jóvenes.

De la misma manera, los empleados más jóvenes que desean sobre todo ver que la organización tenga éxito estarán abiertos a recibir la orientación y tutoría de sus mayores.

LinkedIn
Twitter
YouTube
A %d blogueros les gusta esto: