91-8672260 info@2mprogress.com

Brother

Ana García Quero

Generalista de RRHH certificada SPHRi

Ana García Quero

Generalista de Recursos Humanos en Brother Iberia S.L.U.

 

  • ¿Por qué tu compañía es el mejor lugar para trabajar?

Brother es ante todo una compañía donde los valores éticos y la honestidad están inequívocamente presentes. Nuestra compañía es centenaria, lleva más de un siglo operando en el mercado y esto se traduce en una organización estable, duradera y confiable, al igual que lo son sus productos. Podemos presumir de ser una gran compañía en la que ni la crisis ni las transformaciones del mercado han conseguido romper su equilibrio.

He de decir con orgullo que todo esto es posible gracias a que nuestro equipo humano es como una pequeña gran familia. Nos cuidamos y nos respetamos los unos a los otros, nos implicamos en todo lo que hacemos y trabajamos con firmeza, humildad y determinación para lograr superarnos cada año.

Nuestro éxito reside sin duda en nuestro capital humano, gran parte de él fidelizado desde hace décadas y que es inequívocamente nuestro mayor tesoro. Y estoy segura de que es el mejor lugar para trabajar porque, para desplegar el talento en una compañía, es imprescindible que ésta cuente con gestores y personas de indudable calidad humana. Y Brother puede presumir de que atesora ese valioso capital.

  • Cuéntanos, por qué decidiste certificarte.

Creo que la función de Recursos Humanos necesita homologar criterios, es preciso que los profesionales de la gestión de personas estén alineados a la hora de diseñar e implementar acciones que aporten valor y refuercen la estrategia de la organización, independientemente del sector o del país en el que ésta se encuentre ubicada. Decidí certificarme con el objetivo de poner a prueba mis conocimientos y alinearlos con los de otros entornos multinacionales de mayor diversidad.  

 

  • ¿Cómo ves el futuro de la Gestión de Personas?

En mi opinión, el futuro de la gestión de personas pasa por una “sana gestión de las personas”. No se puede gestionar personas sin tenerlas realmente en cuenta (es decir, en términos del absolutismo francés, es un error hacer “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”).

Indudablemente caminamos hacia nuevos escenarios laborales en los que la tecnología dominará cada vez más los procesos internos de las organizaciones. Sin embargo, la transformación digital nos aleja de algún modo de la aportación de valor de lo humano y , para evitar que esto suceda, como profesionales de lo social en las compañías debemos hacer valer con firmeza nuestra capacidad para trascender del negocio a las personas. No hay transformación digital sin la consecuente transformación cultural, por tanto, es necesario poner el foco en nuestra aportación de valor como agentes de cambio comprometidos con mantener el equilibrio adecuado entre la organización y las personas que la habitan.

Desde mi punto de vista, la digitalización abre dos escenarios para los profesionales de recursos humanos:

 

  • Para llegar a ser verdaderos HRBP habremos de explotar las posibilidades de las herramientas digitales analizando, midiendo y evaluando las acciones de mejora en las que nos involucremos de manera que nos permitan posicionarnos como socios de negocio de valor.

 

  • Para llegar a ser verdaderos gestores de talento debemos de explorar y poner en valor el potencial de cada uno de nuestros colaboradores, sea cual sea su aportación porque todos ellos contribuyen con su talento a que los cambios tecnológicos que acontecen sean realmente exitosos. Debemos ver los recursos como humanos que son genuinamente reconocidos y tenidos en cuenta como el intangible más valioso de la organización.

” La certificación me ha permitido comprender el verdadero impacto de un HR Business Partner

 

  • ¿Cómo te ha beneficiado la certificación HRCI. ¿Y a tu compañía?

La certificación SPHRi me ha servido para trascender de mi actividad local y comprender mi función desde un punto de vista mucho más estratégico y multidisciplinar. Y esta visión más global e integrada refuerza mi contribución a la compañía. Sin duda, ha sido un proceso realmente enriquecedor para mí, ya que me ha permitido comprender el verdadero impacto de un HR Business Partner.

  • ¿Qué consejos darías a los futuros alumnos?

Esta certificación es muy exigente y demanda un trabajo constante e intenso. Y es muy importante tanto marcarse un objetivo temporal, como realizar diariamente los test y casos prácticos que se incluyen en la plataforma. Esto es fundamental, ser disciplinado y en lo posible poner en práctica los conocimientos adquiridos, donde realmente se interiorizan los conceptos es una vez aplicados.

  • ¿Qué destacarías del proceso?

He de destacar el gran trabajo de mentoría y seguimiento de los tutores, que han subrayado en todo momento la importancia de asentar los conocimientos obtenidos una vez superado el examen si queremos conseguir una verdadera transferencia del conocimiento.

  • ¿Cuáles son tus próximos retos?

¡Poner en práctica lo aprendido! Y desde luego, nuevos retos formativos para mi desarrollo profesional y personal, estoy convencida de que sin aprendizaje no hay crecimiento y sin éste no es posible avanzar. El obtener el certificado para mí no es el fin sino el principio de un reciclaje continuo, estoy convencida de que en el futuro será la clave que distinga a los profesionales talentosos. Además, he de confesar que ser aprendiz me resulta motivador y estimulante.

  • ¿De qué iniciativa de RR.HH. en tu organización estás más orgullosa?

Además de profesional de Recursos Humanos, soy Coach Ejecutivo y uno de mis mayores logros es haber conseguido asentar y extender la utilización de la metodología en la compañía. Desde hacer varios años ofrezco la posibilidad de participar libremente en procesos de Coaching a Managers y Mandos Intermedios, con la peculiaridad de que pueden marcarse los objetivos de desarrollo que consideren adecuados para su función, sin la intervención de la compañía y mediante un abanico diverso de Coaches entre los que elegir según afinidades. Creo que para conseguir objetivos hay que estar comprometido genuinamente con ellos, esto es, hacerlos propios (de ahí la libertad de poder elegirlos). Además, para la generación adecuada del contexto en Coaching, ha de existir un vínculo especial entre el Coach y el Coachee y esto sólo se consigue si se llega al proceso libremente y se facilita de algún modo la sintonía entre ambos.

Me siento muy orgullosa de haber contribuido con este programa a desplegar las capacidades de gestión de los puestos clave de Brother.

A %d blogueros les gusta esto: